Perdiendo el horizonte

Mensajes

Noticias / Mensajes 26 Views

Estoy leyendo Wathcmen, un cómic, una novela gráfica, dirán los entendidos. La primera parte es ante todo es un relato de personajes. De todos ellos, el doctor Manhattan es el que más me ha interesado. Es un tipo de color azul, omnipotente (casi), que puede teletransportarse de cualquier manera (eso sí que es una reformulación radical de la topología).

Pero si me interesa no es por su omniscencia, omnipotencia, sino por cierta pérdida de contacto con lo real, y de su quizás pérdida de contacto con los humanos. Hay una escena que lo describe gráficamente (nunca mejor dicho): mientras hace el amor con su pareja, trabaja al mismo tiempo en su laboratorio. Es la ventaja de poder multiplicarse. El caso es que está a los experimentos y a los arrumacos…

En otras escena, el más amoral y desgarradamente violento de los protagonistas, el que llaman el comediante, le dice a Manhattan. “los humanos no te importan, te estás convirtiendo en un monstruo”, la sentencia resuena aún con más intensidad porque quien la pronuncia acaba de descargar un tiro a la mujer que lleva un hijo suyo en sus entrañas.

Todo doctorando corre el riesgo de convierte en un doctor Manhattan.

En una reciente cena con mis colegas de la UOC discutía con Javier de la dificultad de sacar adelante una tesis cuando uno no se dedica enteramente a ella. Él argumentaba a favor de lanzarse a la tesis: “el crecimiento intelectual que proporciona”, yo contrargumentaba: la tesis te empobrece intelectualmente, te conviertes en un absoluto especialista de un ámbito mínimo; cierto que te proporciona cierto rigor intelectual, pero cuya aplicación es bien limitada”.

Aunque el argumento de más peso es otro. No es sólo que corras el riesgo de empobrecerte intelectualmente (correr el riesgo), sino que corres el riesgo de deshumanizarte, como el pobre doctor Manhattan: “si te embarcas en una tesis, corres el riesgo de que disuelva tu humanidad, tu preocupación por los otros”. Quizás la única manera de alcanzar determinadas metas sea perdiendo una parte de ti, y olvidándote de los demás.

No dejo de preguntarme cómo es que tenemos tan pocas discusiones a mi alrededor sobre la razón de nuestra dedicación. Tengo la impresión de que hemos perdido el horizonte, quizás con el tiempo lo recuperemos.

Estoy a medias de Wathcmen. El doctor Manhatan es incapaz de mantener sus relaciones sentimentales, de compadecerse por los humanos. Espero que en el resto del volumen aparezcan más indicios de su compasión por los otros, quien sabe, habrá que esperar lo que depara el futuro.

Doctor_Manhattan_remembers_his_past




Comments